Pesadillas y terrores nocturnos: bebés y toddlers

Hay muchos elementos que pueden interrumpir el sueño de tu toddler, pero la gran mayoría de las veces, el sobre cansancio y el estrés son detonantes de estas interrupciones de sueño. ¿Sabías que tu BB no empieza a tener pesadillas hasta cerca de los 2 años? A esta edad es cuando empiezan a desarrollar el concepto de realidad y fantasía.

¿Cómo saber si mi bebé está teniendo pesadillas o terrores nocturnos?

Las pesadillas ocurren en la segunda mitad de la noche, después de la media noche cuando los sueños se intensifican. Los niños recuerdan el sueño y muchas veces nos pueden contar lo que estaba soñando. Si tu hijo(a) sufre de pesadillas, vas a notar que tu presencia los calma y los tranquiliza. Es importante que reconozcan y conversen sobre esos miedos, conversen mucho durante el día y recuérdale que los sueños no son reales. Acompaña a tu hijo(a) y dale las herramientas para manejar estos miedos, puedes incorporar una lampara cerca de su cama con una luz templada, un objecto de apego y recuérdales que siempre pueden contar contigo para protegerlos.

Los terrores nocturnos tienden a ocurrir en niños un poco más grandes entre 3-5 años y ocurren en la primera mitad de la noche cuando el sueño es más profundo. Los terrores nocturnos son mucho más difíciles de enfrentar como padres porque el niño sigue dormido y no podemos consolarlos. Es importante que mantengas la calma y evites despertar a tu hijo(a). Trata de contenerlo si ves que puede hacerse daño y evita que se levante de la cama.

Síntomas de los terrores nocturnos:

  • Llanto incontrolable
  • Temblor, sudor y respiración rápida
  • Movimientos del cuerpo drásticos
  • No te reconocen y hasta te pueden empujar si tratas de consolarlos

Lo más probable es que después de un terror nocturno tu hija(a) pueda volver a relajarse y seguir durmiendo sin problemas.

¿Que puedes hacer para evitar pesadillas y terrores nocturnos?

La clave para evitar pesadillas y terrores nocturnos es evitar el sobre cansancio. Una buena rutina y el descanso apropiado para cada edad, va a ser clave para evitar estas interrupciones de sueño que pueden volverse bastante problemáticas.

  • Lleva un registro de la cantidad de horas de sueño nocturno por unas semanas y la duración de las siestas para indentificar lo que mejor les funciona
  • Revisa la alimentación de tu hijo(a) especialmente al final del día. Azúcares, colorantes, y cafeína pueden estar ocasionado estos episodios
  • Limita las pantallas especialmente las últimas 3 horas antes de dormir
  • Revisa si ha habido algún cambio en el ambiente de tu hijo (a) que pueda ocasionarle estrés para que puedas apoyarlo en el proceso

Si tienes dudas sobre los horarios y rutinas de tu toddler, agenda aquí tu llamada de descubrimiento para conversar en más detalle como podemos mejorar el sueño de tu toddler para que todos descansen mejor.

Dejar un comentario