El chupón

El chupón puede ser controversial, pero al final es decisión de cada familia.

Algunos estudios sugieren que el uso del chupón disminuye los riesgos de muerte súbita o SIDS. Se sabe que el chupón ayuda a los bebes a saciar el instinto de chupar sin propósitos nutricionales. Esto es un reflejo natural que muestran los fetos y recién nacidos. Saciar este reflejo los ayuda a sentirse relajados, cómodos, seguros y esto los ayuda a descansar mejor.

Al mismo tiempo, las consultoras de lactancia advierten los riesgos de interrumpir la lactancia con el uso del chupón por la posibilidad de que el bebé confunda la mamila y pecho.

También hay familias que por solo evitar pensar en cómo eliminarlo, deciden no ofrecerlo.

Si todavía no decides que es lo que quieres hacer con tu bebé, te cuento que la Academia Americana de Pediatría recomienda ofrecer el chupón, después del primer mes, ya después que la lactancia este establecida para evitar confusión de mamila y pecho. La recomendación oficial es eliminarlo alrededor de los 6-9 meses para evitar problemas al salir los dientes.

Ahora, si eres de las que ha intentado con cada marca de chupón, y tu bebé no quiere nada con él, no tienes de que preocuparte. No es necesario forzarlos. Puedes intentar las primeras semanas, pero generalmente si no lo han tomado a las 10-12 semanas, lo más probable es que no lo agarren nunca. ¡Y no hay necesidad de entrar en pánico! Tu bebé puede dormir con o sin chupón.

Puedes empezar el plan de sueño con el chupón y si estás lista para eliminarlo es un buen momento. Creo que es importante que cada familia tome su decisión basada en las necesidades de cada bebé. A la final, no hay nadie que conozca mejor a ese bebé que su mamá.

Yo les cuento mi experiencia con Henry, el agarró el chupón los primeros días en el hospital, pero después más nunca mas lo quiso. No les puedo mentir que muchas veces desee que hubiese usado chupón, especialmente en la silla del carro que las perretas eran terribles y desesperantes. Compre por lo menos 10 chupones diferentes y ninguno le gustó. Debo admitir que me costó mucho relajarme con el tema, pero ya cuando lo hice estuve mucho más tranquila. Ahora que ya tiene 17 meses, estoy muy agradecida que no tuve que lidiar buscando y limpiando chupones todo el día y tengo mucha tranquilidad al saber que no tengo que ingeniarme un plan para eliminarlo.  El aprendió a dormir sin su chupón.

Y resulta que a Eva si le gusta su chupón, así que vamos a ver como nos va en los próximos meses. Las mantendré informadas…

¿Cuénteme uds su experiencia con el chupón? ¿Lo volverían a ofrecer?

Dejar un comentario