Baby Blues, ansiedad y depresión pospato

La llegada de un bebé nos transforma en diferentes maneras. No siempre se siente esa conexión al momento que vemos nuestro bebé nacer. A esto agrégale los cambios hormonales, la intensidad de cuidar a un bebé que nos necesita para absolutamente todo, la dificultad de establecer la lactancia materna, el cansancio y la falta de sueño. Es entendible que sintamos ansiedad, irritabilidad, ataques de llanto, que nos cueste concentrarnos y hasta dormir. El cansancio es extremo y nuestro mundo ha cambiado por completo.

Los síntomas de Baby Blue y depresión postparto afectan a 80% de las mujeres durante el embarazo y primer año del bebé. La diferencia entre Baby Blues (tristeza posparto) y la depresión, es la intensidad y duración de estos síntomas. Es normal que las primeras semanas te sientas triste y abrumada, pero poco a poco esa neblina de emociones va desapareciendo y ya te irás sintiéndote más cómoda con la transformación que estas viviendo.

Si en cambio, después de varias semanas esos síntomas se intensifican y sientes que no puedes cuidar a tu bebé, es muy importante que busques ayuda. 1 en 7 mujeres sufren síntomas de depresión posparto durante el embarazo o el primer año del bebé. La depresión postparto se caracteriza porque no puedes disfrutar actividades que antes te daban satisfacción, no puedes conciliar el sueño en los pocos momentos que tienes para descansar, sientes un sentimiento de culpa excesivo y se te dificulta cuidar de tu bebé.

Es muy importante buscar ayuda lo más pronto posible porque de tu recuperación depende tu bienestar y el de tu bebé, porque no hay mejor mamá en este mundo para ese bebé que tú. Habla con tu pareja y familiares, coméntale tus síntomas a tu doctor para que te evalúen y te ofrezcan ayuda disponible. Puedes beneficiarte muchísimo de recibir ayuda por parte de tus familiares y amigos, de terapias en grupo o individuales y también hay medicamentos disponibles que son compatible con el embarazo y la lactancia.

¿Que puedes hacer tu para mejorar estos síntomas?

El autocuidado y nuestro bienestar son super importante para aliviar síntomas de ansiedad y tristeza postparto. Como mamá primeriza, estos sentimientos me confundían y aunque sabía que podía pasar, nunca espere que me pasara a mí. Mis síntomas no fueron muy severos, pero para seguir concientizando esta semana de la salud mental materna, quería compartir estrategias que me ayudaron a aliviar un poco estos síntomas.

  • Preparación y educación durante el embarazo para establecer expectativas realistas y tener la confianza para cuidar de mi BB
  • Delegué la cocina. Mi mamá y mi esposo se encargaban de la cocina o pedíamos Uber Eats para darnos gustos. Si no tienes ayuda, simplifica las comidas. Ahora desayuno siempre lo mismo y por comidas fáciles de preparar para no perder tiempo.
  • Descansar la mañana, papá se encargaba del BB para yo dormir unas horas extras.
  • Priorizar una buena ducha caliente para despejar la mente y relajarme. Esto también me ayudaba con la molestia de la bajada de la leche.
  • Cambiarme del pijama y maquillarme. Por muy banal que suene, me hacia sentir mejor mucho mejor.
  • Salir a caminar es el mejor consejo que les puedo dar. Me ayudaba a despejar la mente, a relajarme y me ayudó mucho en la recuperación física. Aparte relajaba a mi BB y era un momento para compartir en familia. Cuando tengas la luz verde de tu médico, incorpora estas caminatas diarias a tu rutina.
  • Anotar mis logros todas las noches antes de acostarme me ayudaba a ver el progreso y a concentrarme en los avances.

Comunica lo que sientes y pide ayuda. Saber que no estás sola y que toda mejora, te hará sentir mucho mejor. Pídele a papá, familiares y amigos que se encarguen de la cocina y de la limpieza, para que tú te puedas enfocar en tu recuperación y en cuidar a tu bebé.

Y no nos olvidemos de papá. Los hombres también sufren de estos síntomas después de la llegada del bebé, pero se les dificulta mucho más comunicarlos, especialmente porque no están siendo atendidos por personal médico. Su vida también se ha transformado y muchas veces sienten ansiedad ante los cambios, frustración por no poder ser más útiles estas primeras semanas y sentir presión adicional por proveer económicamente. Cambiar los pañales, contacto piel a piel y sentirse involucrado en el proceso de cuidar al bebé lo ayudará a superar estos síntomas y conectar con el bebé. Si los síntomas persisten, es muy importante buscar ayuda para el bienestar de toda la familia.

Es importante que los dos comuniquen lo que están sintiendo ya que, si en casa uno de los dos cuidadores sufre de ansiedad o depresión posparto, las probabilidades de que la pareja también los sufra se duplican.

El apoyo en esta etapa es fundamental para toda la familia y tener expectativas realistas los ayudará a prepararse para la llegada de tu bebé. La información es poder. Apóyate de profesionales que te hagan el proceso del posparto más fácil. Prepárate para la lactancia materna con una consultora de lactancia, si ese es tu plan con tu bebé. Aprende del sueño de los recién nacidos para que sientas la confianza y disfrutar de esta etapa que de verdad pasa muy rápido.

Y recuerda, no estás sola. Muchas pasamos por lo mismo y te lo prometo que mejora.

Te mando un abrazo,

Dejar un comentario